Requeixo vs Requesón

¿Todavía sigues llamándole requesón al requeixo? ¿Eres de los que piensan que requeixo es la traducción al gallego de requesón? ¿Sabías que en realidad, son dos productos completamente diferentes?  ¿Conoces su orígenes? En esta infografía te lo contamos todo para que….¡Te la den con queso! 

Requeixo y requesón dos productos

Diferencias entre Requeixo y Requesón

El requeixo, un producto con solera

El requeixo ha sido un producto típico en las casas más humildes de Galicia. Hogares en los que la comida escaseaba tener vacas, un colador y algo de azúcar eran lujos que no estaban al alcance de todos.  Sin embargo, nadie le llamaba a esto requeixo, sino “leite trallado” (leche esmagado), “leite tomado” (leche tomada) , “leite mazado” (leche mazada) o “leite callado” (leche tomada).  ¿Esto ya os suena más no, queser@s?

Al hervir la leche de vaca y, posteriormente dejarla enfriar, se forma una capa de grasa más o menos densa que hoy conocemos como nata. Pero lo curioso es que tampoco era nata. Es la leche coagulada que se separó del suero. Esa especie de costra gelatinosa se untaba en un poco de pan y era la merienda de muchos niños. Si había suerte y tenían azúcar, se espolvoreaba por encima, convirtiéndolo en una lapetada (chuchería).

Estos son los antecedentes de nuestro requeixo que, como véis, también procedía de la leche y no del suero (este se dehechaba).  Y, aunque ahora se ha convertido en un producto idóneo para dietas y para los que más se cuidan, sigue manteniendo su origen artesanal y natural con un precio muy humilde.

A mí me la dan con queso….¿Y a ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *